19 noviembre 2010

Logística de la Distribución



Logística. Es la coordinación de las actividades que se ocupan del flujo total de materiales (y el flujo de información a él asociado), que comienza con el aprovisionamiento de materias primas y finaliza con la entrega de productos terminados a los clientes.

Distribución Física. Coordinación de las actividades que se ocupan del flujo de productos terminados (y el flujo de información a él asociado) desde el final del proceso de fabricación hasta que dichos productos se encuentran en manos de los clientes. La distribución física constituye por lo tanto, una parte fundamental de la logística, al ser la parte del sistema logístico más directamente relacionado con el cliente final.

La dirección de actividades logísticas buscará la consecución de los siguientes Objetivos:
  • Suministrar la cantidad de producto adecuada;
  • A los puntos de venta apropiados;
  • En el momento preciso;
  • Al menor coste total.

En este sentido cabe destacar que no se trata de minimizar los costes de cada una de las actividades que comprenden la distribución física, ya que en muchas casos, los costes de las diversas actividades se encuentran interrelacionados, de modo que una variación en el coste de una de las actividades de la distribución física afecta el coste de las demás.


Funciones de la Distribución Física

  • Procesamiento de los pedidos (gestión de compras). Incluye actividades de generación, comprobación y transmisión de órdenes de compra.
  • Transporte del producto. Análisis de las distintas modalidades de transporte ferrocarril, carretera, marítimo / fluvial, tuberías / oleoducto y aéreo), y su adecuación al producto comercializado, a través del análisis de conceptos como: coste, rapidez, capacidad, disponibilidad, frecuencia, fiabilidad, flexibilidad y servicio.
  • Manejo de materiales. Esta actividad consiste en la determinación de los procedimientos a seguir y los medios materiales y humanos a utilizar para el movimiento de los productos dentro de los almacenes y locales de venta de la propia empresa.
  • Embalaje. El embalaje además de poder constituir un elemento de diferenciación y promoción del producto, desempeña la función de protección del producto durante el proceso de distribución y almacenaje, con el fin de impedir el daño de éste (roturas, mermas, suciedad).
  • Almacenamiento. El almacenamiento cubre todas las actividades necesarias para guardar y mantener los productos desde que son fabricados o adquiridos por los proveedores hasta que son vendidos y entregados a los clientes. Una de las funciones principales del almacenamiento es la de regular a los desequilibrios que se puedan producir entre oferta y demanda, y la adecuación entre cantidades compradas y cantidades vendidas, es decir, la división de las compras realizadas en cantidades menores adaptadas a las necesidades y hábitos de compra del cliente. Las decisiones sobre almacenamiento recaen básicamente sobre el número, localización y tamaño de los almacenes.
  • Gestión y control de inventarios. La finalidad principal de esta actividad es determinar el nivel de existencias adecuado para minimizar las roturas y stocks y poder atender la demanda en todo momento, incurriendo en los menores costes.



Fabián Quirarte


Fuente. Texto original.

Guía Examen CENEVAL · EGEL Mercadotecnia 2010.

2 comentarios:

  1. Gracias por su información me ha servido demasiado los amo mil

    ResponderEliminar